Las chicas de Personalicuentos

Semana de reivindicaciones, de manifiestos, de protestas… Nosotras somos de las que pensamos que todas tenemos una historia, un techo de cristal contra el que luchamos y también un suelo transparente que da vértigo si miras a través de él, porque muchas veces se tambalea. En la semana en la que la palabra mujer resuena a cada instante, nosotras queremos contaros la vida misma: nuestra realidad como mujeres. Y para que sigas leyendo, te vamos a dar la clave: nos siguen llamando “esas chicas”👧; rondamos los 30 y emprendemos en el mundo rural. Salseo, ¿eh?

Como sabéis los que nos seguís, somos dos amigas que cuando acabamos con nuestros respectivos estudios (Chantal de Publicidad y Periodismo y Cristina de Magisterio), Personalicuentos surgió como un regalo que nos hacíamos la una a la otra para emprender y “empezar a producir”. ¡Qué idílico! Todo ilusión, ganas, sentirse realizadas, ya dentro del mercado laboral… Pues os contamos la verdadera realidad: éramos dos crías con 5 años menos en busca de muchas cosas, como proveedores, con la cara colorada porque te miraban como “mira estas chiquitas qué majas”, “están bien estas manualidades que hacéis” (os juramos que fue así, que a veces sigue siendo así). Solo teníamos ideas💡 por explotar y ganas. Total, que nos encontramos con miradas que decían donde vais almas de cántaro a todas horas y eso te hace más pequeñita. Incluso muy cerca se asustaban de que estuviéramos perdiendo el tiempo, desconfiaban de que esto tuviera presente, así que imaginaos futuro. Todo era incierto y difícil, porque la verdad es que esto es cada día más difícil que pasarse el Mario Bros a una mano. Como podréis imaginar a estas alturas del post, decidimos olvidarnos de esas miradas condescendientes y tiramos pa’ lante, aunque no tuviéramos (ni tenemos) ni idea de cómo se forma una empresa, de por dónde empezar, de impuestos, de declaraciones, ni de gastos fijos, de autónomos💀… Comenzamos de absolutamente CERO para llegar al uno y luego al dos por nosotras mismas.

Sin embargo y por suerte siempre hay manos tendidas, y podemos decir que en las partes en las que menos te lo esperas. Cada día nos prestan, dan y ayudan en todo lo que necesitamos, desde lo más material a lo más intangible. Así que GRACIAS a todos los que sois parte de esto y que impulsáis a Las chicas de Personalicuentos. Qué sepáis, para los que habéis realizado un pedido y visto nuestra firma en cada mail, o en la web, que esas palabras tienen significado. Significan las chicas que veis juntas con los paquetes por ahí cuando van a mensajería, las que están en la imprenta dando guerra a todas horas, las «chiquitas estas» que mira «qué chulo lo que hacen»; ahora ya sí, a base de trabajo, nos toman en serio, aunque hay gente que lo ha hecho SIEMPRE. El cohete🚀 significa que no hay límite hacia arriba, que vamos al tran-tran y que aunque nos falten horas en el día y tengamos ojeras de oso panda🐼, seguimos.

Así que aquí estamos, un 8 de marzo más, reivindicando porque es día de ello, pero pensando en que mañana día 9 y pasado día 10 (y al otro, y al otro), y que seguiremos siendo las chicas de Personalicuentos a tiempo completo, que a los impuestos no les importa si eres hombre o mujer, y que por ello no podemos ni queremos descansar, porque somos iguales. ¡Ah! Y también somos amigas, hermanas, MUJERES que aprenden y emprenden desde que se levantan hasta que se acuestan. Y eso, nos hace muy felices.

¡Feliz 8M!

2 Comentarios

  • Antonio Sánchez villacañas
    A mi me parecéis fantásticas... Que partiendo de cero hagáis todo con tanto cariño y afecto... Así salen las cosas... A por todas hoy y siempre... Feliz día...

Deja un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar